Tienda de ultramarinos

Seguridad en supermercados y tiendas comerciales

Los supermercados por la amplia gama de productos que ofrecen en libre exposición sobre los lineales y por la constante afluencia de personas que tienen diariamente, se convierten en un terreno perfecto para aquellos que sienten la tentación de llevarse alguna cosa sin pasar por caja, o, en el peor de los casos, para los hurtadores profesionales, más organizados y planificados de antemano.

La seguridad en supermercados es algo que preocupa tremendamente a los dueños o responsables de este tipo de comercios. Continuamente las estadísticas revelan el alto índice de hurtos que sufren a lo largo del año. Se estima que los comerciantes en su conjunto pierden en mercaderías unos 17.000 millones de euros al año en España. Lo que representa el 1,6% de las ventas totales. Por ello el antihurto en supermercados supone un beneficio que va directamente a la cuenta de resultados.

Existen dos tipos de hurtos diferenciados, los que se comente aprovechando la oportunidad y los que realizan con fines comerciales.

El primer tipo recae en artículos de valor bajo o  medio, como cosmética, accesorios electrónicos o cualquier producto que en ese momento ofrezca una oportunidad de hurto. El segundo tipo de hurto afecta a artículos de elevado valor ya que son los que reportan mayor beneficio en su reventa. De manera aproximada, podríamos decir que a partir de los 10/12 euros de precio de un artículo estaríamos en este segundo tipo.

Para solucionar los indeseados hurtos, SIDEP ofrece a los supermercados una amplia variedad de soluciones para proteger los artículos con elevado índice de hurto, evitar el desabastecimiento, incrementar la seguridad en tiendas comerciales y reducir los costes operativos.

Sistemas antihurto en supermercados. Se trata de las barreras, antenas o arcos de seguridad que se colocan o bien en las áreas de entrada/salida del establecimiento o bien en las cajas de cobro. Alertan al vendedor cuando un producto alarmado pasa por las barreras sin haber sido pagado con anterioridad.

Las dos tecnologías más habituales en supermercados son Radiofrecuencia (RF) y Acustomagnético (AM), y en España está especialmente extendida la Radiofrecuencia en estos establecimientos. La elección entre una u otra depende de diversos factores: del ancho de paso de la puerta de entrada, de la clase de producto que se quiera alarmar, del presupuesto disponible, de las preferencias del cliente, etc.

Sistemas detectores de bolsas metálicas. Ahora está “de moda” el robo con bolsas forradas de papel de aluminio. El sistema detector de metal advierte mediante una señal acústica cuando detecta que alguien ha entrado con una bolsa forrada de aluminio. Estos sistemas pueden ser externos e independientes de los arcos antihurto (la ventaja que tienen así es que disponen de mayor rango de detección y eficacia) o pueden ir integrados dentro de las propias antenas antihurto (aquí la ventaja es que todo va integrado, ahorrando espacio y la necesidad de instalar elementos adicionales en la tienda; la desventaja es que su rango de detección es inferior). Con este tipo de equipos adicionalmente a los arcos antihurto, la seguridad en supermercados aumenta considerablemente, reduciendo las pérdidas por hurto.

Etiquetas. Una vez seleccionada la tecnología disponemos de numerosos tipos de etiquetas o ‘alarmas’ con las que proteger cada producto.

Las etiquetas rígidas con clavo son ideales para proteger el textil y los complementos. Además dan la posibilidad de sustituir el clavo por un cable de acero para proteger accesorios y electrodomésticos.

Las etiquetas antihurto adhesivas se adhieren al producto y evitan el hurto de artículos de papelería, librería, cosmética, envasados, bandejas de productos frescos y congelados, etc.

Las etiquetas especiales para botellas se colocan en el cuello de la botella impidiendo el robo y el vaciado en algunos casos.

Las pinzas para loncheados se enganchan al paquete o blíster protegiéndolo del hurto.

Las etiquetas blíster, especiales para todos los productos que vengan presentados en formato de blíster. Además de antihurto incorporan un colgador para colgarlo en el gancho de la estantería.

Candado blíster. Este antihurto es un tope que se pone en el extremo del gancho colgador donde se colocan los blíster e impide que nadie pueda coger un producto y sacarlo de la varilla donde está colgado, aunque sí pueden verlo, tocarlo, etc. Tiene la ventaja de que es un accesorio muy económico y reduce sensiblemente la pérdida en artículos blíster, incrementando por tanto la seguridad en tiendas comerciales.

Carcasas antihurto.  Conocidos como safers, contenedores, cajas antirrobo o carcasas antihurto. Se trata de cajas de policarbonato que protegen al producto impidiendo su robo. Además, al igual que las etiquetas antihurto,  incorporan una ferrita que hará saltar el arco de seguridad en caso de intentar salir de la tienda sin pagar el artículo.

Están disponibles en una gran variedad de tamaños y formas. En lo referente a la seguridad en supermercados los más utilizados son los contenedores para cuchillas, maquinillas de afeitar,  pilas, pequeño electrodoméstico, cosmética, perfumes, etc. Sin duda, son otro gran aliado antihurto en supermercados.

Cámaras de vigilancia. Muchos supermercados optan por instalar cámaras estratégicamente en sitios concretos que permiten al personal de seguridad realizar un monitoreo constante y actuar con efectividad cuando sucede alguna incidencia.

Proporcionan seguridad en supermercados y tiendas comerciales ya que registran fácilmente el comportamiento sospechoso y los responsables de seguridad pueden desplazarse rápidamente hasta el incidente. Además de los hurtos, ayudan a prevenir los comportamientos violentos, peleas o secuestros, sin olvidarnos de los robos, muchas veces denunciados, que en ciertas ocasiones han llegado a realizar los propios empleados.

La clave está en la combinación adecuada de estos diversos elementos antihurto; en función de la tienda, sus dimensiones, su localización geográfica (y por tanto el estrato económico-social que la rodea) y su accesibilidad, el tipo de productos que ofrece, etc, seremos capaces de encontrar el óptimo en lo relativo a la seguridad en las tiendas comerciales.

Y finalmente, déjate aconsejar por especialistas como SIDEP. Sabremos ayudarte a determinar qué necesitas realmente y a obtener un rápido retorno de la inversión de los sistemas de seguridad y antihurto finalmente implantados en tienda.