Sabiotag. Alarma antihurto para botellas

Alarmas antihurto para botellas

La crisis económica ha disparado en todo el mundo los hurtos de productos en comercios, sobre todo en lo referente a alimentos y bebidas.
En la UE, España se encuentra en primera posición; le siguen Francia y Holanda.

Los supermercados siempre llaman la atención de los ladrones. Los productos de alto valor como vinos y licores son objetivos obvios (según las estadísticas nacionales un mínimo del 10%), pero los objetos pequeños y fáciles de esconder también se roban muy a menudo.

Según diversos estudios, las botellas de licores están incluidas en la lista de los artículos más robados en supermercados. Existen numerosas bandas dedicadas al robo de botellas y alimentos en supermercados para posteriormente, darles salida vendiéndolos en el llamado mercado negro. El hurto de vinos y licores se encuentra siempre en los primeros puestos de la lista de robos en comercios de alimentación.

Al día se pueden producir más de 5 o 6 intentos de hurto frustrados, y solo al final del día se sabe con seguridad cuanto han conseguido llevarse sin pasar por caja.

Los dueños de este tipo de negocios suelen hacer una gran inversión en seguridad. A pesar de los esfuerzos que realizan los comercios y supermercados por proteger ante el hurto vinos y licores o productos embotellados, es algo que sigue influyendo mucho en el descontrol del stock y en el inventario.

Por suerte, gracias a los avances de la tecnología, existen numerosos tipos de dispositivos diseñados para evitar este suceso: sistemas antihurto con alarma antirrobo para botellas, dispositivo especial antirrobo vinos y cajas de seguridad especiales. Todos ellos ofrecen la posibilidad de exponer las mercancías con un alto nivel de seguridad sin impactar negativamente en el atractivo visual de sus productos.

Las etiquetas antihurto para botellas. Permiten la libre exposición de la botella sin riesgo a que puedan ser robadas y fomentar así su venta. Para utilizarlas el comercio debe estar dotado de unos arcos antihurto.

Existen numerosos modelos de alarmas para botellas, pero básicamente se trata de una etiqueta antihurto que se agarra al cuello de la botella mediante un cable, brida o mediante la propia etiqueta. Incluso algunas disponen de un capuchón para evitar el vaciado de ésta. Una vez que un cliente adquiere una botella, la etiqueta antihurto se quita en el punto de cobro (caja) mediante un desacoplador especial y queda lista para volver a utilizarse en otra botella.

Todos estos dispositivos ofrecen una ventaja competitiva a las empresas, permitiéndoles reducir la pérdida desconocida de los artículos de gran valor y con elevado índice de hurto, evitar el desabastecimiento e incrementar la seguridad de los establecimientos sin reducir la oportunidad de venta.